¡Hola!

¡Hola!

martes, 26 de diciembre de 2017

Un año más

¡Hola amores!

Estamos en unas fechas en las que todo es alegría, todo son sonrisas y buenos deseos. Te encuentras con muchísimas personas que ves a diario, y a otras muchas que ves cada mucho tiempo, y todas te dicen lo mismo: "Que pases buena noche", "que pases buenos días", y todas esas frases que todos conocemos. Y este año a mi me ha dado por pensar: ¿y el resto del año?
Con esto no quiero decir que no deseo que la gente a la que quiero pase unos días estupendos, y a los que no quiero también, yo nunca le deseo el mal a nadie, porque no quiero que nadie me lo desee a mi. Simplemente, quiero decir que, además de estos días, quiero que todos los días del año sean buenos, y que todos los días tienen que ser bonitos, y disfrutar de nuestros seres queridos, y reírnos como niños, y tener esa chispa de ilusión que todos tenemos en estas fechas.

Por eso, me encantaría desearos que a todos que, además de pasar muy buenas navidades, tengáis un precioso inicio de año, y un precioso año entero. Que disfrutéis de cada minuto, que viváis cada sonrisa, que juguéis como niños llenos de ilusión, que cada año que venga sea aún mejor que el anterior. Que aunque en nuestra mesa falten personas que nos encantaría que estuvieran, tengamos presente siempre la alegría que nos proporcionaban, hoy, mañana y cada día, no solo en estas fechas.
Y que nuestros buenos deseos no cambien con la cuesta de enero, que luego llega la de febrero, y la de marzo... y al final todas son duras, pero con la gente que queremos, se hacen un poquito más amenas.




                                                     ¡Feliz vida a todos!

PD: Gracias por este 2017, porque aunque no haya sido el mejor año del mundo, ha entrado a mi vida gente que no pensaba jamás y que me encantaría tenerles ahí año tras año, y por hacer que mis sueños cada día estén un poquito más cerca a pesar de lo que cuesta luchar.
¡Feliz año nuevo, feliz inicio de año, y felices 364 días restantes!

domingo, 17 de diciembre de 2017

Sushi para celebrar.

¡Hola amores! ¿Cómo ha ido la semana? Cada vez queda menos para las navidades, ¿tenéis ganas?

Yo hoy vengo a contaros (y recomendaros) un lugar que me enamoró. Si me seguís por redes sociales ya lo sabréis, pero este jueves fue mi aniversario con mi pareja, y decidimos celebrarlo cenando juntos fuera de casa.
Me invitó a un lugar al que hacía mucho que quería ir, pero que por una cosa o por otra nunca había ido, y esta fue la ocasión especial.




El lugar se llama Sushicatessen, y como podéis adivinar si, es un restaurante japonés especializado en sushi.

Ahora os cuento mi experiencia: Me enamoré. La comida es maravillosa, casi no podemos terminarnos todo lo que pedimos (luego os enseño lo que pedimos) y el trato fue maravilloso.
La verdad que es un lugar al que seguro vuelvo, y si no, pediré para que me lleven a casa.
Tienen un montón de promociones y además también venden productos alimentarios (bebidas, salsas, etc.) japonesas, por lo que no solo puedes ir a comer, sino a comprar algo.







         


  Esto fue todo lo que pedimos, nos llenamos muchísimo y la comida estaba realmente buena. Para beber pedimos la que creo que es la cerveza japonesa más conocida aquí, la cerveza Sapporo, la cual nos pareció muy suave y estaba buena. Lo que más me sorprendió de la cerveza fue la lata, ya que era dura y no se abollaba cuando la presionabas, y eso es algo que, al menos por donde yo vivo, no se ve.
De postre pedimos dorayakis, algo que yo tenía muchas ganas de probar desde niña por la serie japonesa Doraemon, y me encantaron. Estos estaban rellenos de chocolate y otros de te verde, y fue el broche final perfecto para una velada maravillosa.

Aquí os dejo dos fotos mías disfrutando mucho de este sushi tan rico. Os recomiendo de verdad este establecimiento, y os dejo por aquí su web para que veáis cual es el vuestro más cercano.



Nos vemos por mis redes sociales:
Instagram
Facebook
Twitter





domingo, 10 de diciembre de 2017

Escapada navideña

¡Hola amores!
Hoy vengo a presentaros un plan que me han propuesto para estas navidades y la verdad que me encanta. En estas fechas tan señaladas, tenemos que estar con la familia y con nuestros seres queridos, aunque yo creo que es algo que deberíamos hacer todo el año, no solo cuando se acercan fechas especiales.
El caso que me han propuesto hacer una escapada para dos a un hotel con SPA, ¿y quién se resiste a eso? Por supuesto acepté de inmediato. Y de repente reaccioné: ¡¿Qué bañador uso ahora?!
Me puse a mirar por casa y el nuevo que me compré este verano me pareció demasiado llamativo para diciembre, y en esta época encontrar un bañador no es algo fácil, así que me puse a mirar en internet. Miré en varias tiendas y nada me terminaba de convencer, y cuando estaba a punto de tirar la toalla encontré Elegrina y me enamoré de algunos de sus bañadores. Y no sólo de eso, también tienen otra mucha ropa que me encantó.
Os dejo por aquí el link directo a los bañadores (https://www.elegrina.es/banadores ) porque además, ahora hay muchas rebajas y podéis encontrar verdaderos chollos.
Al hacer el pedido la verdad que fue super rápido, y mi miedo era la talla, y todo me fue perfecto. De verdad os recomiendo esta tienda, tanto para bañadores como para cualquier prenda, echadle un vistazo y ya veréis como algo os enamora.
Os dejo por aquí los links de los dos bañadores que elegí:
https://www.elegrina.es/banadores/bikini-demina-negro este me pareció muy bonito y elegante.
https://www.elegrina.es/banadores/bikini-detti-oro y este me enamoró, al ser dorado me pareció perfecto pensando que estamos en navidad.
Os vuelvo a dejar por aquí también el link de la tienda: https://www.elegrina.es y a la sección de bañadoreshttps://www.elegrina.es/banadores

Espero que os guste la tienda tanto como a mi.

Nos vemos en mis redes sociales:
Twitter
Facebook
Instagram
Y ya de paso os aviso que esta semana tendréis un sorteo de Navidad en mi Instagram!

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Para y piensa.

La vida pasa, todo a tu alrededor no para de moverse, de avanzar... y tú no sabes que dirección seguir.
Miras hacia un lado y ves un pasado del que has aprendido muchísimo, pero que te ha hecho tanto daño que te da miedo ver.
Miras al otro lado y ves el futuro, ese futuro que no sabes que te depara, que a la vez te encanta porque tienes un montón de sueños por cumplir y un montón de cosas por vivir. Piensas en las buenas, pero también en las malas, y la incertidumbre de no saber que vendrá te hace sentir tanto miedo que a veces te paraliza.
De pronto paras en seco, te miras en el presente y te pones a pensar. ¿Qué quiero? ¿Hacia dónde voy? ¿Qué es lo mejor para mi?



Y ves que le gente sigue caminando, corriendo de un lado a otro, y no sabes si también piensan en su futuro o solo viven al día. Y te preguntas, ¿y si hago yo lo mismo? ¿Y si empiezo a vivir el momento y dejo de pensar en el mañana y qué pase lo que tenga que pasar?
Y en ese momento empiezas a vivir de verdad, a no pensar en el mañana porque crees en tu fuerza interior y en que podrás con todo. Empiezas a vivir cada beso, cada abrazo y cada carcajada.
Empiezas a ver que ya nadie te adelanta, porque como vives cada momento de verdad, puedes con todo, pones toda tu fuerza en cada batalla. Empiezas a ganar. Y os preguntaréis: ¿qué ganas?
Y yo contesto:
                                        ¿Qué mejor victoria que la vida? 


Nos vemos en la redes sociales:
Instagram
Twitter
Facebook

domingo, 3 de diciembre de 2017

Miradas.

Recuerdo aquellas palabras: 'Lo sabrás por su mirada'.
Llegué a clase y me puse a hablar con mis compañeros, nos reíamos de cualquier tontería antes de que llegara el profesor. Y entonces entró él. Cuando me di cuenta ya estaba demasiado cerca como para evitar que olor me invadiera. Me miró y sonrió, y yo lo único que pude hacer, con la mente en otro sitio, apartarme para dejarle pasar a su sitio.
Estuve todo el día desconcentrada, risueña y con la mente en mi mundo. Me di cuenta de que todavía tenía su olor en mi mente, y la sonrisa que me invadió la cara en ese momento me hizo darme cuenta que, además de encantarme, quería poder olerlo cada día de mi vida. En el cambio de clase, me giré para hablar con mis compañeros de atrás y me di cuenta que me miraba, pero él giró la cabeza disimulando y yo me hice la tonta. Seguí hablando hasta que llegó el siguiente profesor. 
Recuerdo que ese día yo tenía un moratón en la muñeca, y en un momento el reloj me hizo daño, pero intenté ocultarlo, me quite el reloj disimulando y lo dejé encima de la mesa. Intenté seguir la clase, pero aún seguía pensando en su olor. Cada vez que intentaba dejar de pensar en él me di cuenta que no quería dejar de hacerlo, que había encontrado una zona de confort en la que me sentía de verdad cómoda y que no quería salir de ahí.
En el siguiente cambio de clase se acercó a hablar con nosotros. Se sentó en la mesa de al lado y nos pusimos a hablar entre todos. No se realmente que movimiento hice, pero él se percató de la marca que tenía en la muñeca, y me preguntó que qué me había pasado, a lo que yo contesté bajando la cabeza. Él solo me acarició la cabeza y me vio sonreír. El sonrió también y me di cuenta de que sus ojos querían decirme algo, pero no supe descifrar qué. Le dije en voz baja que algún día le contaría todo, el asintió con la cabeza y se fue a su mesa porque ya había llegado el profesor.
En esa clase mis ideas cambiaron, y empecé a pensar: '¿Cómo le voy a contar todo esto sin que se aleje de mi?'. De repente reaccioné: ¿Qué necesidad de contarle nada? Casi no he hablado con él y ya tengo la necesidad de poder contar con él, de tener su apoyo, de tenerle cerca.
Llegué a casa, seguía pensando en su aroma, y me metí a la cama pensando en él.


Hoy me he levantado y me he dado cuenta que había alguien a mi lado, giré la cabeza. Le he visto dormir a mi lado y he sentido una sensación de paz invadiendo mi cuerpo. Abre los ojos y sonríe, me abraza y se me queda mirando a los ojos. Entonces entendí aquella mirada. Esa mirada me decía que me apoyaría y que estaría a mi lado, que nunca me fallaría. 
Y es verdad, las miradas hablan, y su mirada, ese día y sin que yo lo supiera, me dijo que ya no estaría nunca más sola.

domingo, 26 de noviembre de 2017

Infancia.

¡Hola amores! ¿Qué tal os va?

Hoy os traigo una entrada que para mi es muy especial. Como habéis leído en el título, hoy vengo a hablaros de mi infancia. Y voy a decir infancia hasta los 10 o 12 años, si os interesa, otro día os hablaré de ahí en adelante, que con eso podría escribir un libro...

Yo nací en invierno, y la verdad que mis primeros recuerdos, recuerdos de verdad, no recuerdos infundidos (con recuerdos infundidos me refiero a cosas que nos han contado tantas veces que pensamos que las hemos vivido), los tenéis en aquí, donde os cuento como fue mi historia cuando estuve malita.
A pesar de ese mal momento, tanto para toda mi familia como para mi, mi infancia fue bastante feliz. Era una niña que se crió entre muchísimas personas que, gracias a Dios, me querían mucho y me cuidaban, ya que mis tíos tenían un bar, mis padres les ayudaban y los fines de semana yo estaba allí. Siempre que pienso en esos momentos me recuerdo riendo, cantando y bailando.
Siempre me gustó bailar, de hecho, estuve en una academia de baile durante muchos años, pero por causas ajenas al baile lo tuve que dejar, y la verdad que, a día de hoy, lo sigo echando de menos, porque me sigue encantando bailar.

Y aquí estoy yo, bailándole a los amigos de mis padres, y riéndonos muchísimo en las fiestas de mi pueblo. 

Pero como os contaba, siempre he sido muy feliz. He tenido riñas con otras niñas como, supongo, la mayoría de los niños, porque al final, conviviendo con otras personas mucho tiempo, aparecen manías y otras cosas de otros que no nos gustan, al igual que nosotros no gustamos siempre del todo al resto del mundo. Pero, en general, siempre hemos tenido entre los niños de nuestra edad muy buena relación, como os digo, siendo niños.

¿Y vuestra infancia como fue? ¿Cuál es vuestro mejor recuerdo? Yo, felizmente, el único recuerdo malo de esa época es cuando estuve enfermita.

Nos vemos por las redes sociales:
Instagram: https://www.instagram.com/martiigc97/
Twitter: https://twitter.com/MaartaGC
Facebook: https://www.facebook.com/martagarciadc/

domingo, 19 de noviembre de 2017

Momentos de relajación.

Llega un momento en el que necesitas desconectar. Toda la semana a rastras: Trabajos, exámenes, compras, presentaciones, un millón de cosas en la cabeza, otro millón de cosas por hacer, y menos horas en el día de las que necesitas. Y necesitas desconectar de todo eso y olvidarlo por un rato más que el aire que respiras, porque sientes que te va a reventar la cabeza.
Hoy vengo a enseñaros mi forma favorita de relajarme:
Buenas música, unas copas y amigos. 
En realidad, de todo eso, con la última parte es suficiente. Y es que solo las risas, las historias de hace tiempo o las anécdotas graciosas de la semana, tanto tuyas como de ellos, te sirve para que se te olvide por un momento todo lo que tienes en la cabeza.



Yo se que a veces preferimos la soledad, un café caliente y un buen libro, o tu película favorita. O simplemente estar tumbada en la cama sin hacer nada, escuchando tu canción favorita. Y piensas que desconectas, pero no. Al menos, yo no desconecto del todo. Al final le terminas dando vueltas a lo mismo todo el rato, o interrumpes tu rato de relax por algo que te acuerdas que tienes que hacer. 
Pero si estás con amigos, riendo y charlando, no puedes parar y hacer otra cosa, porque tampoco piensas en otra cosa, estás demasiado ocupada siendo feliz. Y eso realmente es perfecto para desconectar, ser feliz.


Nos vemos por las redes sociales amores:
Instagram
Facebook

domingo, 12 de noviembre de 2017

Mi primera vez.

¡Hola amores! Hoy vengo a hablaros de mi primera vez, de la primera vez que me enamoré.
Fue muy de repente, sin esperarlo. Estaba pasando por una de las peores rachas de mi vida, y me sentía muy sola, porque sentía que no podía contar con nadie y no podía decirle a nadie lo que me pasaba porque sentía que no me iban a creer, que no me iban a entender.
Y de repente, llegó él. Sin saber cómo ni por qué, le conté mi pasado y no huyó, simplemente me abrazó. Ese abrazo me llegó demasiado hondo, tanto que no quería que se acabara nunca. Cada día hablábamos un poco más, hasta que llegó el día en que le conté por lo que estaba pasando en ese momento. Me sentí segura y él me dijo que me iba a apoyar en todo.Yo no quería separarme de él, pero estaba en una situación en la que no podía dedicarle todo el tiempo y el amor que él merecía.
Yo estaba hecha un lío, mi cabeza decía que no estaba bien, pero mi corazón decía que luchara por él, mi corazón sabía que no me iba a fallar. Y así fue, mi vida dio un giro de 180 grados, y él siguió a mi lado. Estuvo conmigo, apoyándome durante noches enteras en las que no podía dormir, me hacía compañía y no me sentía sola, que era todo lo que yo necesitaba. Y entonces me decidí, pensé que no tenía ya nada que perder, pero si que podía ganar mucho.
Una tarde de invierno, llegó el momento del primer beso. El mundo para mi se paró, dejé de sentir el frío en mi piel. Fue un beso completamente diferente a todos los anteriores, tan diferente que al principio no supe como reaccionar, pero no quería que ese momento acabara nunca. Aún, casi después de dos años de ese beso, siento una sensación que nace desde mi estómago al recordarlo. Y poder repetir ese beso cada día me hace sumamente feliz.


Y que gran verdad es esa que dicen, que el primer amor no siempre llega en orden.

domingo, 5 de noviembre de 2017

¿Tengo un problema con la comida?

Como muchos sabréis ya, hace algún tiempo que pasé una muy mala racha. Una mala racha que duró casi cuatro años y que a día de hoy no he terminado de superar por los miedos que me ha creado, no solo por mi, sino por el miedo que me da hacer daño a los demás. Porque se lo que duele. Y a veces, vienen recuerdos a mi mente que me crean una ansiedad, tal que no soy capaz de controlar por mi misma. Antes intentaba calmar esa ansiedad con la autolesión, cosa que me di cuenta que no me ayudaba y que, gracias a Dios o a la vida, he ´"superado". Me costó mucho, y a veces, a día de hoy, sigo teniendo tentaciones, pero las controlo más o menos.
Y entonces, ¿cómo calmo mi ansiedad?

Desde el año pasado, estudiando el tema de la comida y los comportamientos que tenemos con ella, y observando mis propios comportamientos, me he dado cuenta que tengo un problema. No soy psicóloga, y puede que necesite ayuda profesional para superarlo, pero creo que darme cuenta de ello es un gran paso.
Cuando me pongo muy nerviosa, por cualquier motivo, recurro a la comida. El verdadero problema no es ese, ya que la mayoría de las personas, cuando están muy nerviosas, o comen más o dejan de comer. Mi problema va más allá, mi problema es que cuando empiezo a comer (y recalco, para calmar la ansiedad) no puedo parar, nunca siento que me he saciado y no paro hasta que no veo nada a la vista. Siempre voy hacia los mismos productos: chuchería, bollería, chocolate, etc., y luego me siento mal, tanto físicamente (porque me duele la tripa) como psicológicamente, porque después me siento incluso peor que al principio, no he solucionado nada y además me he metido un montón de mierdas que no son nada buenas para el organismo, pero siempre vuelvo a caer.
Soy una persona muy nerviosa, y en cuanto pasa algo, aunque para muchos sea una tontería, para mi es un mundo, un mundo que no puedo soportar, y termino recurriendo siempre a la comida. No se si ésto me pasa por algo que he vivido o porque de verdad soy así.

He intentado de mil formas dejarlo, he intentado no comprar chucherías y que toda la comida que tengo a mano sea sana, pero no me sirve. No me sirve porque no me calmo, porque me pongo cada vez más nerviosa, y siento que me traiciono a mi misma y me siento peor, y vuelvo a comer. Es como un círculo vicioso que no acaba nunca.





Creo que me gusta tanto esta foto porque me identifica, por esa ansiedad que me ahoga y que intento calmar con la comida y no puedo. Y a veces me ahoga, me siento presa de mi misma, es una sensación tan rara y desagradable a la vez...





Me encantaría terminar esta entrada con una solución, para que las personas que la lean y se sientan identificadas tengan una ayuda, pero no es así. No se como solucionarlo, y esta vez, la solución será individual para cada persona. Quizá algo que a mi me ayudó a otra persona no le sirva de nada.
Solo terminar diciendo que no estamos/estáis solas, hay gente que se siente así. Y estoy segura que hay gente que lo ha superado, así que nosotros/as podremos.

domingo, 29 de octubre de 2017

Mi parte favorita

Bailar como loca y reír a carcajadas. Cantar como si nadie te estuviera escuchando.
Una cerveza muy fría o un café bien caliente.
Hay cosas en la vida que son maravillosas, como la complicidad que tienes con tu mejor amiga, los consejos de tu madre, escuchar tu canción favorita... Pero hay cosas que no podemos desaprovechar.

A pesar de mi juventud, la vida me ha enseñado que tengo que vivir cada momento como si fuera el último porque nunca sabes lo que te pasará cuando dobles la esquina, aprovechar cada risa y cada lágrima, porque de todo se aprende.  Probar cosas nuevas sin saber a ciencia cierta si te gustará. Aprender cada día algo nuevo que no esperabas, y dejar este mensaje a quien creamos que le puede ayudar.

Pero, sobre todo, lo que he aprendido es a vivir.
He aprendido a caerme y a levantarme, y que cuanto más alto llegas, más grandes es la caída y más duele, pero también más aprendes.
He aprendido que a veces las traiciones no duelen, y que duele más la decepción que lo que te haga la persona.
He aprendido a sacar la parte buena de las malas decisiones, y que a veces duele soltarse y volar, pero es lo mejor que podemos hacer.
He aprendido que llorar no es siempre malo, y que a veces una sonrisa no ayuda a nadie.
He aprendido a dar cariño a las personas, porque es el mejor regalo que le podemos hacer.

Pero, ¿sabéis cual es mi parte favorita de todo lo que he aprendido?







De todas esas cosas que he aprendido, tanto bueno como malo, mi parte favorita es aprender a vivir.

domingo, 22 de octubre de 2017

Con cariño:

Hoy me he puesto melancólica. He pensado en lo avanzado que va el año y lo raro que ha sido para mi. Y me he dado cuenta de que casi estamos el invierno, mi estación favorita. Se que aún queda mucho para que llegue, pero ya empieza a hacer frío. Ya hemos sacado las chaquetas de lana y ya se ven los puestos de castañas asadas por la calle.
Me encanta el frío, y me encanta la ropa de invierno. Me encanta el ambiente que se crea, las caras heladas. Me encanta porque se empieza a respirar el ambiente de la navidad, esa magia en el ambiente. La ilusión de los niños, los ojos brillantes y la cara de los padres al verles mirar los juguetes de los escaparates, diciendo que se lo van a pedir a Papá Noel o a los Reyes Magos.
Pero, ¿sabéis cual es mi parte favorita del invierno? Combatir el frío.
Una hoguera, un café caliente, una manta muy suave y una buena película. Y, por supuesto, un abrazo.

Para mi, la mejor manera de combatir el frío es en su abrazo. Además de su protección, recibo su calor, y es más cálido que el de cualquier estufa. Y me encanta.
Ojalá poder compartir muchos más inviernos contigo. 


Me encantaría dedicar esta entrada a todas las personas que me han apoyado, a todas las personas que lean esta entrada. Me encantaría desearos que estos meses que quedan del 2017 estén llenos de magia y felicidad. Con mucho cariño. 

jueves, 12 de octubre de 2017

Complementos.

A todos nos gusta vernos bien. Hay momentos en los que sabes que todo el mundo va a estar mirándote y te encanta que te vean genial. O simplemente te gusta verte bien a ti misma, sentirte bonita y feliz. Y en esos momentos, hasta el más pequeño detalle puede marcar la diferencia.
Dicen que nuestra sonrisa es nuestro mejor complemento, y es verdad. Cuanto más sincera es nuestra sonrisa, mejor nos queda, y el brillo en los ojos, ese que nos da la felicidad, también nos queda siempre muy bien, en cualquier ocasión y con cualquier outfit.
Pero hay ocasiones que quieres destacar. Y, además de ese brillo en los ojos y esa sonrisa sincera, te gusta llevar algún complemento más. Un anillo que encaje perfectamente en tu dedo, para que cuando te den la mano, la gente se de cuenta que estás ahí, de verdad, para brillar. Un collar o una gargantilla que te haga brillar desde lejos, o un vestido que marque tu figura y haga que la gente gire la cabeza para verte al pasar. O una bonita pulsera.

A mi me encantan las pulseras, tengo muchísimas. Pero la última que adquirí me enamoró. Aquí la tenéis: 



Es una pulsera rígida recubierta entera por brillantes negros, y es de la tienda Bisutería de Moda y es maravillosa. Os invito a que os deis una vuelta por su web, tienen piezas preciosas y bastante económicas. El envío es rápido, y os puedo asegurar que la calidad es espectacular (tanto que cuando recibí el paquete y lo abrí, mi madre se enamoró de la pulsera, me la quiso quitar).
Otra cosa que me pareció muy bien de la tienda es que puedes elegir que te lo empaqueten como un regalo y es algo que yo pedí (solo por curiosidad) y, la verdad, llegó super cuqui y bien protegido.

Esta tienda me ha dejado enamorada amores, tanto por el trato como por sus productos, y de verdad que os la recomiendo, os dejo por aquí links directos para que echéis un vistazo:
http://bisuteriademoda.es/

Por último, gracias a Bisutería de moda por el artículo. <3


jueves, 5 de octubre de 2017

Mentiras

Hola amores.
Como ya muchos sabréis, ayer un Youtuber subió un vídeo que desató una gran polémica. A mi, me gustaría dar mi opinión sobre el tema. Con esta entrada no digo que uno tenga razón y que el otro no, simplemente quiero dar mi opinión, con hechos que he vivido.
El vídeo que mencioné habla de una persona que tiene denuncias sobre acoso y maltrato, tanto a mujeres como a animales, y como es un personaje público, se defendía haciendo un vídeo victimizandose, demostrando que todo lo que habían dicho de él es mentira con pruebas falsas y haciendo creer a la gente que es a él al que le han hecho daño, o subía un vídeo diciendo que había ganado todas las demandas y que él es el bueno y los demás son los malos. ¿Que conseguía él con estos vídeos? Que a las personas afectadas las acosaran sus fans, tanto por redes sociales como por la calle, eran chicas que salían a la calle y lo primero que escuchaban era un insulto, y hasta les escupían.
Vale, hasta ahí la historia, sin dar opinión. Yo, como dije antes, solo me gustaría haceros sentir como se pudo sentir ella pero, obviamente, a una magnitud mucho mayor.
El 11 de mayo de este mismo año yo subí una entrada (este es el link:
https://chaneln14.blogspot.com.es/2017/05/malas-relaciones-experiencia-personal.html?m=1 ) en la cual yo hablaba sobre como había sido mi anterior relación. Con esta entrada lo único que yo quería era hacer ver a muchas personas que hay salida donde a veces no la ves, y que si estás sufriendo y te están haciendo daño, tienes que romper esa cadena, ser libre y vivir. Todo lo que yo dije en ese momento es demostrable, ya que hay pruebas y testigos de absolutamente todo. Yo no hice esa publicación para fastidiar a nadie, ya que de haberlo hecho así, habría puesto nombre y apellidos y hasta el link de redes sociales, pero lo hice anónimo, y lo hice en un momento en el que casi nadie sabía que yo escribía un blog.
¿Sabeis cual fue su respuesta? Hacer una publicación en redes sociales. ¿Y sabéis lo que ponía en esa publicación? Que él no era un maltratador (palabra que no uso en la entrada para referirme a él en ningún momento) y que todo lo que él hizo fue porque yo le había puesto los cuernos (cosa que también es mentira).
Lo que más me dolió fue ver a gente a la que tenía cariño dándole la razón, apoyándole y creyendo algo que es del todo falso. Y ganarme una fama que no tengo, solo por intentar ayudar a personas que habían pasado por eso a salir.
Como veis, es el mismo mecanismo que os comenté al principio de la entrada. Defenderse de todo haciéndose la víctima culpando a los demás, en este caso, de algo falso.
Y por ultimo amores, deciros que con esta entrada no quiero levantar ninguna polémica ni nada, ahora estoy feliz y me sobra con eso, solo quería aportar mi granito de arena, que veáis como se pueden sentir las personas afectadas y, sobretodo, como no debemos creer ninguna versión sin haber escuchado la otra.

domingo, 1 de octubre de 2017

Reflexión personal: Niños, futuro.

¡Hola amores! Hoy os traigo una entrada más alegre, bastante más, que la anterior. Hoy vengo a hablaros de un amor muy especial.
Hablo de los niños pequeños. Esos enanitos que a veces con una sonrisa te hacen olvidar, por un momento, lo malo que tienes en la cabeza, y sin pedir nada a cambio. Porque ellos no piden nada, o al menos, no con el interés con el que solemos hacer cosas los adultos. Ellos quieren jugar, reírse y, sobretodo, sentirse queridos, y ellos lo pagan con lo mejor que pueden darnos, todo su cariño.
Y puede que esos niños no sean familiares tuyos, o pueden que si, pero aún así, si reciben cariño, no les importa. Y algo que tampoco miran es la raza, ni el dinero, ni la situación económica. Tampoco la edad. ¿Puede ser algo más gratificante que hacer reír a un niño o, mejor aún, que te haga reír él a ti?


Y ahora, parémonos a pensar, ¿qué mundo le estamos dejando a esas personitas? Si que ellos son nuestro futuro, pero ¿cómo estamos planteando el suyo? Un mundo con guerras, lleno de mentiras.
Corrupción, mentiras, robos, ilegalidades. ¿De verdad es eso lo que queremos para nuestros niños? ¿Ellos querrían eso para nosotros?
Yo no tengo la solución a todos los problemas, ni mucho menos, pero de lo que algo estoy segura es que tenemos que cambiar. Cambiar para mejorar nuestro futuro, y el suyo. Y tenemos que unirnos para conseguirlo, porque solos no vamos a poder.

Y esta entrada va dedicada a todos esos niños que siempre están con una sonrisa en la cara y que hacen sonreír a todo el mundo que los ve. Va dedicado para todos los niños, en general. 

jueves, 21 de septiembre de 2017

Reflexión personal: vacío.

Llegué al punto en el que no sentía nada. Llegó un momento en el que las decepciones no dolían, la soledad no dolía, la maldad no dolía. Llegó ese momento en el que solo el dolor físico me hacía sentir algo. Y es verdad eso que el mayor dolor es el de no sentir nada. Ese vacío que te llena, que te mete en una oscuridad donde ya no ves la luz, en el que no levantas cabeza.
A veces la gente habla de depresión cuando solo estás un poco triste porque piensas que tu vida no funciona, pero es una palabra tan fuerte... Hay gente que habla de soledad cuando solo está sola porque el mundo ya no gira a su alrededor. Para mi, la soledad es ese vacío del que hablo, que solo con tal de que alguien te salude te sientes bien porque te sientes, por un segundo, un poco importante, porque te sientes tan vacío que crees que nada te puede llenar, porque el mínimo contacto, aunque sea mínimo, te hace sentir ese calor.
Porque la gente no te entiende, y la que intenta entenderte les cierras la puerta porque no les quieres preocupar. Porque siempre estás bien, al menos para los demás. Porque empieza a preocuparte demasiado por la opinión de los demás, porque la tuya ya es tan negativa que te deja de importar.
Y es que hay veces que el vacío es muy profundo, tanto que no encuentras salida. Hay veces que una palabra, de esa persona que crees que es tu confidente te puede hacer más daño que el mayor golpe del mundo. Hay veces que te dejas de importar.
Y de verdad, cuando llegas a ese momento das todo por una palabra bonita, por un mínimo contacto, porque te dediquen una sonrisa. Llegas a tal punto que parece que te vendes al mejor postor que te da eso que tu necesitas, y te sientes aún peor, porque en ese pequeño momento de lucidez te das cuenta de lo que estás haciendo, de hasta donde estás llegando, pero ya es imposible parar.
Porque que te abandonen duele mucho, pero abandonarte a ti misma duele mucho más, y ya no solo en lo que se refiere a lo físico, a que te planches el pelo o te pintes los labios, duele abandonarte de verdad, abandonar tus sentimientos, abandonar ese poquito de amor propio que te quedaba.
Hay vacíos que duelen, y mucho.



Pero de todo se sale. Y en su momento me habría encantado que me dijeran: "No estás sola, se como te sientes, a mi también me pasó". Pero quizá yo misma me cerré esa puerta. Y ojalá esta entrada llegue a alguien, a una sola persona que, si se siente así, vea que no es la única persona que se siente así, que es más común de lo que piensa. Y si, a ti que ahora te sientes así, vas a salir, porque vales más que ese vacío.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Mi TOP 5

¡Hola amores! Os debía una entrada, y aquí la tenéis. Y para recompensaros, os traigo una entrada especial para mi. Se ha puesto de moda hacer el TAG de "50 cosas sobre mi", pero no os traigo eso, os traigo otra lista, pero sobre las 5 cosas que más me gusta hacer con mi pareja.

1. Abrazos. Para mi un abrazo es algo muy importante. Para algunas personas puede que sea una pegajosa, ya que soy muy mimosa y me gustan mucho los abrazos, pero es que esa confianza y seguridad que se comparte con una abrazo, no la siento de ninguna forma. Y con mi pareja es lo mismo, pero con mayor magnitud. Cuando llevamos un tiempo sin vernos, ya sea una hora o una semana, antes de besarnos nos damos un abrazo, y en ese abrazo compartimos los sentimientos guardados durante ese tiempo. Y cuando nos vemos caer, ese abrazo que nos impide golpearnos contra el suelo. Ese abrazo para mi lo es todo.

2. Ir de la mano. Ya sea dando un paseo o de fiesta. Me encanta esa sensación de seguridad. No es posesión, para mi es una prueba de amor. Que a pesar de que haya miles de personas a tu alrededor, te prefieran a ti antes que a otra persona. Y bailar con alguien más, con muchas personas más, una canción o veinte, no importa, al cabo de un rato nos volvemos a coger de la mano y ahí, la sonrisa, esa de verdad, es inevitable.

 3. Los ratos a solas. Para mi son muy importantes. Cuando ha pasado el día y llega a noche, hablamos a solas, solo para contarnos como ha ido el día, lo que hemos sentido, contarnos secretos. O simplemente decirnos un millón de veces "te quiero" al oído, pero yo, aunque parezca una tontería, no cambio esos momentos por ningún otro en el mundo.

4. Las locuras. Ya sea jugar a un juego de niños o bailar una canción imposible sin que nadie nos vea. Hacer esas cosas con toda la seriedad del mundo y que al terminar, nos miremos a los ojos y nos rompa una carcajada que hasta nos salgan lágrimas de los ojos, y es que, ¿qué sería de nosotros sin divertirnos como enanos en esta vida?

5. Los "Te quiero". Se que parece una chorrada, y que lo hacen todas las parejas, pero para mi es importante. Soy una persona que necesita que se lo digan un millón de veces, y aunque lo sepa y tenga la certeza de que es verdad porque lo demuestran a cada segundo, necesito escucharlo para sentirme segura. Y después de tantos vaivenes, sentirme segura es algo que valoro muchísimo. Y ese te quiero, acompañado de un beso y un abrazo, es lo que más segura me hace sentir.



Esas son las 5 cosas que más me gusta hacer con mi pareja, y se que son cosas típicas y que lo harán todas las parejas (o al menos, la mayoría), pero para mi, después de todo, es algo que valoro mucho, porque hacía mucho tiempo que esas cosas no me hacían feliz.
Y si no somos felices, ¿qué merece la pena?

domingo, 10 de septiembre de 2017

Fiesta.

Hace unos días celebramos el final del verano. Decidimos hacer esta celebración ya que mañana empieza nuestra vuelta a la rutina y queríamos dedicarnos un tiempo a nosotros y a nuestro amor; queríamos que fuera una noche especial. Una noche llena de risas, abrazos y besos, incluso lágrimas, de esas que llegan por las risas, o por la felicidad absoluta. Me encantan esos momentos juntos, siempre son bonitos y parecen que te recargan las pilas por dentro, de esos que te hacen sentir completa y llena de paz y amor.
Aprovechando estos últimos días de verano, decidimos hacer esa celebración en una piscina, acompañados de unas copas y buena música. Es bonito terminar el verano con una persona especial, que aunque sabes que estará en tu día a día, y agradeces por ello, pero te encanta su compañía, y vivir momentos especiales con él como si fueran los últimos.
Elegimos como tema de la celebración el amor y la luz, porque es lo que somos cuando estamos juntos. Juntos somos amor, y lo compartimos con miradas. Somos luz, somos felicidad, somos todas esas palabras bonitas que te vienen a la cabeza cuando piensas en el amor.
Nuestra canción favorita y la Luna. Una buena cerveza y un baño. Dos personas en una piscina, dejándose mecer por el movimiento del agua, recordando los momentos más felices juntos, el primer beso, el primer abrazo. El primer "Te quiero" y la primera sonrisa dedicada. Había tanto que celebrar sin que fuera un día especial aunque, pensándolo bien, todos los días son especiales. Aunque no estén marcadas en el calendario con un corazón, o no vengan acompañados de una tarta llena de velas y un "Cumpleaños feliz", hay días que empiezan como uno cualquiera y se convierten en uno de los días más bonitos de la historia.
 Os recomiendo que, de una u otra forma, celebréis cada día con las personas que os importan y que comparten vuestro día a día, nunca sabes lo que puede pasar, así que mejor dejar claro a las personas que quieres lo importantes que son para ti.
Como dije antes, elegimos como tema para la celebración el amor y la luz, y encontramos alguna cosilla que decidió competir con la Luna. Tuvimos suerte y nos alumbró con su luz durante toda la noche, pero también tuvimos globos con luz, altavoces con luz... un montón de cosas que crearon ese ambiente especial y que nos permitieron crear ese ambiente especial para una noche mágica.
Os dejo aquí el link de la página donde los conseguí, porque seguro que cuando veáis estas cosas os vais a enamorar. ¡Yo cuando vi los globos con led no pude resistirme! La página es http://www.ledyourparty.com/ y aquí os voy a dejar unas fotos de los productos para que veáis lo bien que están.

Proyector laser led

Globos led





Altavoz portatil led




Como os dije antes amores, tenemos que intentar disfrutar cada minuto, decir a las personas que queremos lo importantes que son para nosotros, porque nunca sabemos lo que puede pasar cuando doblamos la esquina. Y, de vez en cuando, darnos un caprichito a nosotras mismas, porque nos lo merecemos.

Os dejo unos links directos:
-Luces para fiestas: http://www.ledyourparty.com/
-Comprar globos led: http://www.ledyourparty.com/categoria-producto/globos-led/
-Ultima tecnologia en fiestas: http://www.ledyourparty.com/blog/

¡Gracias!









martes, 5 de septiembre de 2017

Recuerdos grabados.


La vida me ha enseñado a vivirla en momentos y no en minutos, a disfrutar de las risas y a aprender de las lágrimas. Que los momentos amargos a veces nos superan, y que en muchas ocasiones, son más que los felices. Y eso duele, pero enseña, sobretodo, a disfrutar aún más los momentos dulces, alegres, felices.

Siempre he estado de acuerdo en que los mejores momentos se quedan guardados en nuestra mente, que muchas veces no tienen una fotografía que los conmemoran, y que las mejores fotografías se quedan con nosotros, pocas son las que compartimos en redes sociales. Pero yo he tenido la suerte, en ese sentido, de tener muchas fotos de momentos bonitos con personas muy bonitas.

Tengo la habitación llena de fotos. Mi habitación es mi rincón personal, en el cual me gusta relajarme, y me encanta hacerlo rodeada de buenos momentos. Ahí se encuentras mis fotos favoritas, en las que me acompaña mi persona favorita.


Y es que es inevitable sonreír al recordar todos los momentos juntos, no todos han sido buenos, pero los hemos superado juntos. Y desde el primer momentos nos sentimos inseparables, y cada momento que pasa nos une más. Los malos, porque nos enseñan a superarlos juntos y los buenos porque nos demuestran lo felices que podemos llegar a ser estando juntos. 


 Esta foto fue un intento fallido de foto Tumblr (si os gusta la idea, podría subirlas), pero, al final, nos encantó el resultado.      
                                                        


Esta foto fue en la primera "celebración" familiar en la que estuvimos juntos y soy muy feliz al poder compartir momentos así.








Y esta foto fue al terminar una de las sesiones más bonitas que he hecho.

Me encanta compartir momentos juntos y me encanta tenerlos cerca de mi de una forma "física". Al final, las fotos me sirven para, en mis peores momentos, ver que soy feliz, que hay muchos más momentos como estos por vivir, y que merece la pena.
Así que sed siempre felices, siempre, porque a pesar de la tristeza, aún nos queda mucha alegría por vivir.
PD: Gracias a Saal Digital por dejarme tener estos momentos grabados para siempre, y en tan buena calidad.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Hola septiembre.

¡Hola amores! Hoy ha empezado septiembre, lo que para muchos, significa, la vuelta a la rutina. La vuelta a clase o al trabajo, y lo que aún duele más, toca despedirse de de la ropa de verano.
Para mi, lo primordial a la hora de elegir ropa para ir a clase es que sea cómoda, además de bonita. Hoy me he pasado por la página SHEIN, la cual la mayoría ya conocéis, pero he decidido buscar aquí mis básicos para, al menos, este otoño. No son los básicos típicos, pero a mi me encantan.
Os comento que he elegido un par de sudaderas, algunos pantalones, tanto leggings como jeans (aunque he de admitir que voy más cómoda con los primeros), algún vestido más de otoño y una chaqueta que me sirva para varios meses. Aquí os dejo la lista!

SUDADERAS:
Sudadera de flores                                                       Sudadera de volantes rosa

PANTALONES:
Leggin negro 1                    Leggin negro 2                 Vaquero ajustado



VESTIDO:

CHAQUETA:

Espero que os guste esta lista chicas, la verdad que es ropa super cómoda, la podéis usar de diario, y en función de los complementos, incluso para alguna cena o una fiesta.
Para terminar la entrada, os dejo mi último capricho. Os lo juro, estoy enamorada de esto: Capricho

¡Buen inicio de septiembre y de la vuelta a la rutina!
Sed felices. ❤️



lunes, 28 de agosto de 2017

Cocinando en pareja: Bravas originales.

¡Hola amores! Hoy os traigo una nueva sección en el blog, si os gusta, os prometo que haré más. Como habéis leído en el título, hoy vengo a hablaros de una receta, y como ya sabéis, me encanta pasar tiempo con mi pareja. Bueno, pues se nos ocurrió buscar recetas para poder hacer los dos juntos, y así, a la vez que hacemos las cosas de casa, pues nos divertimos un rato juntos.
La receta que hicimos fue algo sencillo: patatas bravas. Pero queríamos hacer algo diferente, no hacer las típicas, y buscando, encontramos el canal de Yumland y vimos que hacía unas patatas bravas, que según dice, encontró investigando como "receta original", y nos pusimos manos a la obra.


Los ingredientes de la salsa (que, al final, es el toque del plato) son los siguientes:
- 1 cucharadita pequeña de pimentón dulce.
- 2 cucharaditas pequeñas de pimentón picante.
- 1 cucharada de harina
- 1 taza de caldo de pollo
- Aceite y sal al gusto.

Mientras pelábamos las patatas, pusimos a calentar el caldo (hasta que humee, pero sin hervir), y a calentar aceite para hacer la salsa (un poco más que en la foto porque nos quedamos un poco cortos).
Cuando el aceite está humeando, hay que poner el pimentón y remover rápidamente durante unos 20 segundos para que no se queme (¡Mucho cuidado en este paso! Si el pimentón se quema, amargará todo el plato.) Cuando ya se ha mezclado, añadimos la harina y, enseguida, el caldo, poco a poco y removiendo para que no queden grumos.



Mientras se remueve la salsa, se van haciendo las patatas. Las pelamos y las partimos en trozos, desiguales, del tamaño suficiente para que quepan en la boca sin tener que partirla. Las medio "recueces" en aceite a fuego suave.

Cuando pinchas las patatas con el tenedor y se sueltan, es el momento de poner el fuego fuerte, para que queden tiernitas por dentro y crujientes por fuera. ¡Ojo! Ahí veis la salsa en el fuego porque es una salsa que se toma caliente.






Y este es el aspecto final de las patatas, recién sacadas de la sartén.

Y una vez has sacado las patatas de la sartén, les pones por encima la salsa.









¡Y ESTE ES EL RESULTADO!
Dan ganas de comérselas, ¿verdad?
PD: No pusimos demasiada salsa por encima porque es una salsa picante, y no cenamos solos, y así todo el mundo puede probarlas.





Nuestra opinión personal:
Al principio, probamos la salsa sola. Como dice Yumland en el vídeo, no es mi salsa favorita, no os voy a engañar. Pero la verdad que con las patatas, ¡madre mía! Es un sabor riquísimo.
El único momento delicado de la receta es el momento de poner el pimentón, ya que hay que tener cuidado para que no se queme. Pero, quitando ese momento, es muy fácil. La hicimos en pareja, pero es una receta para cualquiera, incluso con los más peques de la casa, aunque ellos no tomen picante.

Yo siempre digo que hay que cuidar lo que queremos, y hacer cosas con las personas que queremos, es dedicarles lo mejor que podemos darles, que es nuestro tiempo. Y ya sea cocinando o viendo una película, pero disfrutemos de las personas que nos quieren y, sobretodo, disfrutemos de nosotros mismos.

Antes de terminar, os dejo el vídeo de Yumland, donde podéis ver la receta paso a paso, muy bien explicado. Gracias por la receta <3

Y decidme, ¿alguna vez habíais probado y oído hablar de esta receta? En el vídeo también tenéis un poquito de información del origen.

miércoles, 23 de agosto de 2017

¿Sola, enamorada o acostumbrada?

Leer tu libro favorito o escuchar tu canción favorita. Ir de compras sin mirar los precios o bailar bajo la lluvia sin miedo a acatarrarse. Una fiesta, bailar sin miedo, beber, reír. Conocer una nueva ciudad de la que enamorarse.
Hay cosas en esta vida que son perfectas por si solas, y para hacerlas tú sola, pero son mucho mejores si las haces con esa persona especial.
Leer tu libro favorito apoyada en su pecho, notando su respiración y oyendo los latidos de su corazón; tener la suerte de que tu canción favorita sea también la suya, y poder escucharla mirándoos a los ojos, sintiéndoos identificados con cada verso. Salir del probador de la tienda con ese vestido que te encantaba, pero que no te termina de convencer en tu cuerpo, y que te mire, con ese brillo en los ojos que te hace confiar plenamente en ese "estás preciosa, nena". O que cuando estás ya completamente mojada por la lluvia, te coja y te llene de besos, y cuando llegáis a casa te de una toalla y te ayude a secarte el pelo porque no quiere que te acatarres, te quiere siempre bien. Y en esa fiesta, llena de gente, de repente se cruzan vuestras miradas, el tiempo se para y la gente desaparece, y solo quedáis vosotros, unidos mediante ese lazo que no se rompe, ni por los kilómetros, ni por las personas.
Hay cosas que son preciosas para compartir, sobretodo si las compartes con esa persona especial.



Y es que, no siempre que se tiene una pareja, se siente esa magia. Yo creo que solo la sientes con una persona, esa persona especial, esa que está predestinada a compartir tu vida contigo, porque es una vida de dos, y aunque cada uno haga sus cosas y no siempre estáis juntos, estás deseando que llegue el momento de hablar con él, para contarle eso bueno y que te ha pasado y ver en sus ojos la alegría que siente por verte feliz, o desahogarte por algo que no ha ido bien, y que sus brazos te hagan olvidar todo lo malo, y te sientas por fin en casa.
Y aunque hayas estado con otras personas, y hayas tenido otras relaciones, a veces largas, o a veces cortas, y aunque hayas tenido miedo de romper en cada discusión, eso no siempre significa que estés enamorada y que esa persona sea tu persona especial
Yo siempre digo que no es lo mismo estar enamorada que estar acostumbrada y, para mi, si ya no hay magia, si ya cuando haces planes de futuro no te ves con él, si no te quedas mirándole como una niña hipnotizada y no te pierdes en cada centímetro de su cuerpo... puede ser que no estés realmente enamorada, y puede ser que el miedo a perderle se deba a que te has acostumbrado a tener a esa persona en tu día a día y te da "miedo" la indecisión de un futuro sin él. Pero cariño, te aseguro que te estás perdiendo una parte realmente bonita de la vida; yo, por experiencia, te recomiendo que no la desaproveches.
Vive el amor, si es de verdad, la magia no se va a perder nunca.

domingo, 20 de agosto de 2017

Tazatachán

¡Hola amores! Hoy vengo a presentaros una página que, seguro, os va a enamorar. Primero de todo, deciros que me encanta el café, el té y la cerveza. Y claro, no es lo mismo beberte un buen café en una taza cualquiera o bebértelo en una taza muy molona. O beber una buena cerveza, bien fría, en un vaso normal, o beberla en una jarra que enamora, incluso más que la cerveza. En eso estamos de acuerdo, ¿verdad? Pues para todos los que estén de acuerdo conmigo, os traigo vuestra solución.

Tazatachán es una página donde podéis encontrar el regalo perfecto para todos los amantes de la bebida, cualquiera en general, o daros un caprichito vosotros mismos.
Yo conocí esta página por Twitter donde, si no recuerdo mal, hicieron algún sorteo. Al ver la imagen de la taza, decidí meterme en la web para ver todos sus productos, y ¿sabéis qué?
Que casi me muero de amor. Y como para no.
Tenéis un montón de diseños, para todos los gustos.
Si te gusta el cine, te enamorarás de alguna de sus tazas. Si eres más de anime, o quizás de videojuegos, ¿series quizás? Bueno, pues también encontrarás tu taza perfecta aquí.



Y no solo hay tazas, como dije, también hay jarras de cerveza... ¡Y qué jarras!



También encontraréis posters con los diseños que más os enamoren. Es una página muy completa, ¡a mi me tienen enamoradita!
Para acabar el post, os traigo un pequeño regalito de parte de Tazatachán, y es que si con vuestro pedido, usáis el código "BLOG10" obtendréis un 10% de descuento. Además, si queréis, podéis aprovechar y hacer regalos, o daros varios caprichos, ya que con pedido superior a 35€, los gastos de envío son gratis.
Gracias a tazatachán (https://tazatachan.com/) por la colaboración, y a vosotros, no perdáis la oportunidad de tener una taza maravillosa.